jueves, 21 de febrero de 2008

Tras las fachadas


Under Construction, Alguna tristeza e Ilya + Marusya.


Al grano, que diría el filósofo:

Under Construction es un juguete interesante. La cámara vuela cual pájaro urbano entre edificios en 2D, sorteando formas similares a aquellos libros infantiles que, al abrirlos, descubrían castillos, fortalezas y calles de papel. De repente, el objetivo elige una ventana al azar y, tras colarse furtivamente, filma la desolación de los vecinos ocultos tras las fachadas.  

Alguna tristeza tiene la frescura del cine documental ágil, intuitivo, indomesticado. Las imágenes fluyen al son del pensamiento de su creador. La cinta evidencia que la pluma ya no es el único instrumento del poeta, que se pueden pergeñar bellos versos pulsando el REC.
La dulce voz en off me recuerda, por cierto, que aunque España enseñara a hablar a los latinoamericanos, ellos nos enseñan cómo hacer música con las palabras. Qué chévere.

Respeto la noble intención de Ilya + Marusya, pero mi retina no aguanta ese torrente de nostalgia epistolar. Lo siento, me ha aburrido. Merezco ir a un Gulag, ¿no?

Yago González

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan Alejandro me comentó, no presiona REC sino una vieja (aunque de gran calidad óptica) cámara Arriflex de 16mm sin sonido sincrónico. Con fondos microscópicos filma solo lo necesario. Me dijo que para "Alguna Tristeza" filmó solo dos horas de material. Increíble.

Nahum dijo...

No, hombre, a un Gulag, no, pero al menos sí podrías haber contado un poco el argumento de ésta última.

¿Por qué no te gustó?

g dijo...

Sí, creo que te deslizas hacia el lado más peligroso de la crítica: el de Boyero. Y como Boyero sí que merece ir a un Gulag...